Hechizo para separar a una pareja

Visite también: hechizos de amor con limon
Hechizo para separar a una pareja
Los motivos de cada uno son de carácter personal y en ese tipo de cosas ni es bueno intentar evaluar las causas de ello o las causas de aquello. Cada uno tiene su libre albedrío y debe decidir lo que hace de la mejor manera. Si se equivoca, sabe que pagará por eso.

Hay un noviazgo de dos personas que, por sus razones, usted quiere o necesita entorpecer, pero molestar. Para ello, recurra a una entidad llamada Tranca-Calle, haciendo la siguiente forma.

Tomar un poco de tierra de una cueva de cementerio, colocar dentro de un plato de cartón y llevarlo a la medianoche de un viernes a un punto que quede a medio camino entre las casas de esas dos personas, cuyo noviazgo usted quiere estorbar. Coloca el plato de tierra en el suelo y, con una ramita de corona de cristo en la mano, diga lo siguiente en voz baja:

En la actualidad,
Su servicio hoy es aquí.
No te vayas,
No venga de ella.
Aquí pongo este raminho,
Para encerrar ese camino.
Por lo tanto,
Que a cambio le doy chorizo.

Espera tres días y vuelve al mismo lugar, a la medianoche, llevando un pedazo de chorizo, que debe dejarse en el suelo.

Hechizo para seducir a la persona amada
Los antiguos no se sorprenden con las costumbres modernas. Por otra parte, según ellos, esas costumbres no son tan modernas. Los más difundidos, sólo eso, porque en el tiempo de ellos, cuando la gente empezaba a salir, ellos también tenían deseos sexuales.
Sin sorpresa, por lo tanto, esta es una de las simpatías que puede ser usada para seducir a la persona amada, llevándola a la cama. Es claro que todo eso, para tener valor y ser algo digno y honesto, tiene que estar revestido de mucho, pero mucho amor mismo. En caso contrario, tendrá sentido un verdadero “caso de policía”.

Consiga algunos hilos de pelo de la persona amada, después, usando una aguja virgen, coserlos (alinea) en la parte de dentro de una pieza íntima suya. Cuando salga con la persona amada, utilice esta pieza. Enterrar la aguja, con la punta hacia arriba, en un rincón de cerca o de muro. Su amor quedará acorralado
y no tendrá que huir de su pasión.